Producto 10.02.2017

La miel uruguaya

A pesar de producir 12 millones de kilos de miel al año, en Uruguay se consume únicamente un millón de ese volumen, cerca de 350 gramos por persona por año

A pesar de producir 12 millones de kilos de miel al año, en Uruguay se consume únicamente un millón de ese volumen, cerca de 350 gramos por persona por año —en los países mieleros el promedio es de dos kilos per cápita. A la vez, el sector enfrenta “uno de los mayores desafíos en su historia”, según señaló el presidente de la Sociedad Apícola del Uruguay, Ruben Riera. Esto se debe a dos factores: el primero es que las abejas están muriendo en el mundo a causa de un ácaro llamado varroa, que se contagia de colmena en colmena. El segundo es que se cerraron algunos de sus principales mercados de exportación, como Alemania, por constatarse la presencia de glifosato (pesticidas y herbicidas) y trazas de cultivos transgénicas en la miel; ambas son condiciones para la compra en la mayor parte de Europa.

Las abejas están muriendo en el mundo a causa de un ácaro llamado varroa, que se contagia de colmena en colmena


De acuerdo con el diccionario gastronómico de la Real Academia Española, “según el origen foral y el momento de la recolección, la miel contiene entre 17 y 20% de agua, de 76 a 80% de azúcares (glucosa, fructosa y otros azúcares, como la sacarosa), ácidos, proteínas, sales minerales (calcio, magnesio, fósforo y potasio)”. Estas últimas son más abundantes en las mieles oscuras, así como también sus propiedades en antioxidantes; este es el caso de las que provienen de montes nativos, como la coronilla, identifcado habitualmente con un fuerte olor a campo, a bosta, en particular. Por otro lado, en el Gran diccionario de los alimentos para la salud, se reconocen otros atributos en mieles monoforales, como la de acacia, que combate el estreñimiento; la de azahar es calmante; la de colza benefcia el corazón; la de eucalipto es desinfectante, en especial de las vías urinarias y efcaz contra la tos y los cálculos renales; las multiforales estimulan el corazón; las de trébol son ricas en minerales.


En el mapa de las mieles uruguayas, según señaló el apicultor Pablo Artigas, que nuclea a cinco productores bajo la marca Mieles del Este, se puede identificar que en Salto predomina la miel de azahar (for de citrus); en Rivera, Maldonado y Cerro Largo la de eucalipto, acacia y carqueja; en Colonia, San José y Florida la de pradera; en Rocha la de butiá; en Lavalleja, Nuevo Berlín, San Javier e islas del río Uruguay, la de monte nativo. Sobre esta última además, Ana Godoy, de la Sección Enología de la Facultad de Química, realiza una tesis de doctorado en la que buscará el origen foral de las mieles dentro del monte, como anacahuita, coronilla, arrayán, a través de marcadores químicos como compuestos volátiles y polifenólicos, y así identifcar sus propiedades antioxidantes. Los resultados estarán en 2018.

 

 

Publicado en la revista Galería de Búsqueda, Montevideo, Uruguay. 2017.

© 2017 Peregrina | Sobre mi

produly made by Arsen