Viajes 09.25.2017

Mesa sencilla en San Pablo

¿Dónde se come el mejor escondidinho (pastel de carne), la feijoada más rica y deliciosas coxinhas (croquetas rellenas de carne de gallina)?

 

ACONCHEGO CARIOCA. Originario de Río de Janeiro, el bar de cocina típica y cerveza artesanal Aconchego Carioca, tiene una sucursal en San Pablo, en el barrio de residencia y hoteles Jardim Paulista.

Allí, la chef Kátia Barboda, una simpática nordestina fundadora de la marca, sirve clásicos bolinhos (croquetas) de virado paulista, feijoada, bacalao y bobo de camarón, entre otros. Más de 200 tipos de cervezas ordenadas por países y regiones brasileñas, acompañan a una amplia carta de petiscos y abundantes platos principales, todos ideales para compartir.

bolinhos (croquetas) de virado paulista, feijoada, bacalao y bobo de camarón


BAR DA DONA ONÇA. En una de las galerías más movidas del centro de San Pablo, la chef Janaina Rueda hace honor a la cocina que bajó de los barcos en su bar Dona Onça, con comida de entre casa en platos abundantes. 
Con un menú compuesto por recetas inmigrantes, y ambiente vestido de bohemia paulista, este es el bar que frecuentan los artistas, los cantantes, los actores.

Entre sus platos se destacan, las longanizas y chorizos caseros, las carnes hechas en olla a presión, las caipirinhas preparadas con su cachaça artesanal Da Large (Jefferson es del interior de Minas de Gerais, el estado padre de la cachaça), el tartare de banana y más.

 

 

BAR FILIAL. Ubicado en Vila Madalena, el barrio boho-chic de San Pablo, para muchos, en el Bar Filial se toman los mejores chops (cerveza tirada de barril) de la ciudad. Allí, los vasos de cerveza helada no dejan de caer en la mesa, hasta que el último cliente dice basta.

Otro de los destacados del Filial es la feijoada, completa y potente. En días calurosos, en cambio, es mejor optar por los petiscos, bolinhos de arroz con queso crocantes y pasteles fritos.

 

Los que entienden de cachaçerías piensan que Mocotó es el mejor de San Pablo.


MOCOTÓ. Podría ser cualquier bar de barrio en la periferia de la ciudad. Sin embargo, los que entienden de cachaçerías piensan que Mocotó es el mejor de San Pablo. Un bar que los clientes disfrutan más parados en la vereda que sentados dentro, tanto al mediodía como por la noche.

Los Olveira, sus dueños, llegaron desde Pernambuco, en el norte de Brasil a fines de los 70, para preparar carne seca con pimientas (ajíes), dedinhos (bastones) de mandioca frita, escondidinho (pastel de carne), rodilla de cerdo asada, helados artesanales de frutas nordestinas y más.

El chef Rodrigo Oliveira (el hijo pródigo), abrió su primera versión fuera del barrio en el mercado de Pinheiros, más cerca del centro de la ciudad.

© 2017 Peregrina | Sobre mi

produly made by Arsen