Viajes 06.18.2017

Vem pro Centro

un viaje de cocina y arte por el centro de San Pablo con Jefferson y Janaina Rueda, y Gabriel Prieto, guias de lujo que apuestan a recuperar las calle del centro del ciudad

 

Casi todo el recorrido que les propongo en este post es posible de hacerlo caminando. Alejada del caos del tránsito, San Pablo se vuelve encantadora y verde, incluso en el centro.

Este es justamente un viaje de cocina y arte por el centro de San Pablo con Jefferson y Janaina Rueda, y Gabriel Prieto, guias de lujo que apuestan a recuperar las calle del centro del ciudad del rumor de la inseguridad y y la violencia. Restaurantes, mercados, cafés, tiendas, espacios culturales y obras de arquitectura de referencia mundial, son algunas de las imágenes que acompañan a este post #vemprocentro

Restaurantes, mercados, cafés, tiendas, espacios culturales y obras de arquitectura de referencia mundial, son algunas de las imágenes que acompañan a este post #vemprocentro


Día 1

Es domingo por la tarde, bien vale la pena acercarse a la escuela de Samba local, la Vai Vai, para unas clases de samba.

 

 

Día 2

Desayuno en el trendy café del centro, Takkø. Cortadas con la misma mirada, las cafeterías especiales ofrecen todas lo mismo. Baristas entrenados, café recién molido de distintos orígenes, tostado según la bebida que se elija (espresso, machiatto, double espresso, fat white -machiatto australiano- etc). Todos o casi, son espacios dominados por el blanco, con un grupo de trabajadores jóvenes bien lookeados detrás del mostrador (que llegan a trabajar en bicicleta) y algo de comida, pero nada complejo de preparar. A pesar de las comparaciones y las similitudes, bienvenidas sean las cafeterías de especialidad, que pelean contra la cultura popular del dañino café glaseado servido de cualquier forma. Rua Doutor Cesário Mota Júnior, 379 – Vila Buarque.

Caminata. A instancia de los pobladores del centro de San Pablo, incluidos Jefferson y Janaina Rueda, se recuperó un espacio de la ciudad, el Parque Minhocão, un viaducto elevado inutilizado que hoy florece como una especie de High Line neoyorquino.

Almuerzo. Debajo del emblemático edificio Copan, Janaina Rueda es el alma dentro del Bar da Dona Onça, con comida de entre casa en platos abundantes. El menú compuesto por recetas inmigrantes, y ambiente vestido de bohemia paulista, este es el bar que frecuentan los artistas, los cantantes, los actores. Esta es una de las embajadas del orgullo gay y el movimiento travesti de la ciudad, pues Janaina pues aquí encuentran siempre, comida y trabajo. 
Entre sus platos se destacan, las longanizas y chorizos caseros, las carnes hechas en olla a presión, las caipirinhas preparadas con su cachaça artesanal Da Large, el tartare de banana y más. Janaina además, trabaja desde hace dos años con la Secretaría del Estado de San Pablo, reformulando la merienda escolar, quitando snacks por comida, y buscando proveedores de alimentos frescos, no enlatados, para mejorar la alimentación de los niños. Avenida Ipiranga 200. Edificio Copan (mediodía y noche).

 

Paseo de la tarde. Subir a la terraza del Edificio Martinelli, uno de las construcciones más emblemáticas de la ciudad, para descubrir la casa de Giuseppe Martinelli, su creador, y una de las mejores vistas de la ciudad.

En la esquina del edificio se encuentra Casa Mathilde, y es imposible no parar por un pastel de nata este espacio portugués en la ciudad. Bolas de fraile rellenas de crema, pasteles de nata de masa dulce y salada, tortas de todo tipo, huevos quimbos y más, son algunas de las delicias que se pueden encontrar allí.

Para quemar un poco los pasteles, entramos en la escuela de música Praça das Artes, un edificio construido para formar jóvenes en las artes, que pese abierto aún tiene espacios en construcción.

Una caminata más alrededor de las plazas del centro, con el cuidado de cualquier ciudad. Para regresar al hotel, y pese a que en el centro hay varios, Ca’d’Oro se destaca en particular. Uno de los restaurantes más refinados de San Pablo en épocas pasadas, este edificio acaba de ser recuperado como Hotel y restaurante. Encima de la casa original se construyó una torre de habitaciones ejecutivas, estándar, funcionales, una piscina y pequeño spa. Abajo, aguarda la opulencia de un salón clásico con servicio de mozos de etiqueta, que se moderniza al encontrarse con una barra contemporánea. En el restaurante, la oferta gastronómica es variada, y su plato tradicional es el Bollito Misto, un caldo que llega en carro para ser servido en la mesa, con carnes, papas y repollo.

 

De todos sus platos, y he probado muchos, el nigiri de papada de cerdo con tucupí negro y la panceta frita con goiabada son mis preferidos.


Día 2

La mañana merece una larga caminata por el mercado. Comiendo frutas brasileñas jugosas que ofrecen sabores nuevos; empanadas de palmito frescas con una cerveza helada, quesos locales sin conservantes, mermeladas y frutas conservadas como el pequi, hasta ostras frescas de Florianópolis. Entre los vitrales del Mercado y el mercado que se encuentra frente a este, se encuentra todo lo que se busca para cocinar en la ciudad.

 

 

Almuerzo en Holy Burger, la casa de hamburguesas que abrió Gabriel Prieto -ex PR de restaurantes- junto a Filipe Fernandes, Marcus Vinicius, y el apoyo de su mujer Coca Marcuss. Holy no es solo un hamburguesería de esas que están de moda, que vende mezclas de carne casera con rellenos especiales, como la de carne madurada con pan de cebolla o con queso gorgonzola, cebolla caramelizada en pan negro; es un movimiento social. Allí trabajan chicos rehabilitados por la congregación religiosa en la que participan sus dueños, y tiene tanto éxito que ocupa ya dos locales en la misma calle, uno para producción y delivery, y otro como restaurante.

 

Después de la hamburguesa, una tarde en el Spa del Hotel, para preparase para la cena en A Casa do Porco Bar.

Cena. A Casa do Porco es la catapulta de Jefferson Rueda. Cocinero de años de experiencia, con estadías en el estrellado español El Celler de Can Roca, y Attimo en San Pablo, este bar es la mejor expresión posible del mensaje claro de un chef. Comprometido con el cerdo caipira de San José de Río Pardo (su ciudad natal), este cocinero volvió a la carnicería que lo vio nacer como profesional, para llevar adelante un nuevo emprendimiento, que ya cumplió un año, y que versa entorno al campo y el cerdo: A Casa do Porco Bar. Ubicado en una esquina del centro, cerca del bar de su mujer Bar da Dona Onça, de su casa en el Edificio Copan y del Mercado Municipal, desde allí Jefferson Rueda maneja sus días. Los brasileños le llaman a este tipo de restaurante “açouge” que viene a ser una parrilla, aunque no lo es. En A Casa do Porco, Rueda y su equipo hacen todo, y a la vista, pues el restaurante incluye una carnicería que se ve como pecera desde afuera.  De todos sus platos, y he probado muchos, el nigiri de papada de cerdo con tucupí negro y la panceta frita con goiabada son mis preferidos. Sin embargo, hay mucho más que estos, pues del cerdo allí se sirve del hocico a la cola, todo. Además, Jefferson juega con menús especiales en los que, por ejemplo, no incluye ni una pizca de cerdo, si no todo lo que lo rodea en el campo: huevos, granos, vegetales, ranas, pollos, etc. A este menú, por ejemplo, le llamó San Zé -en honor a sus cerdos en San José de Río Pardo-. A la gastronomía la acompañan con maridajes elaborados por Janaina Rueda, que es sommelier, y el equipo del bar, con tragos, cervezas artesanales especiales, sidras y vinos.

 

El último trago. Antes de partir, un último trago en Terraço Italia, el restaurante de tres pisos en la cima del Edificio Italia. Con una de las vistas más lindas de San Pablo por la noche, acompañado del sonido del piano y alguna banda de baile. Este espacio es uno de los más románticos de la ciudad, donde también se puede cenar.

Para los más audaces, la noche puede terminar en Love Story, una de las disco trans más conocidas de la ciudad. #vemprocentro.

Fotos: Rogerio Gomes y Marcela Baruch (PEREGRINA GOURMET)

 

© 2017 Peregrina | Sobre mi

produly made by Arsen